Poemas y canciones

UNA DÉCIMA SENCILLA

Usted me pide que intente
una décima sencilla
y es como una semilla
que germina lentamente,
hasta brotar en la mente
en rima bien amorosa,
buena senda peligrosa
que dejo a su inspiración,
para que mude en canción,
saliendo también airosa.

No es que me quiera dar
dique o presuma de poeta,
mi copla es una saeta
y si no me voy a pique
no quiero que me critique
pues pongo todo mi esmero,
como en su casa el hornero
que no será colorido
pero volando hace el nido
y es bello como el lucero.

De a poco vienen los versos,
el amor, el nuevo día,
ya vendrá la melodía
que revele el universo,
fuego que lleva inmerso
el oficio y la humildad,
sin olvidar la bondad
que distingue la mentira,
vieja maña que conspira
y es solo falsa verdad.

La copla debe ser cierta
para fundirse en el viento,
ser calma para el sediento,
la flecha que nos despierta
en nuestra hora desierta.
Como una gran victoria
sus versos son la memoria
de aquellos que con su grito
de libertad han escrito
las piezas de nuestra historia.

Y ya me voy despidiendo
cargando todas mis penas,
sabiendo que si son buenas
algo estaré aprendiendo.
Vivir es estar naciendo
al milagro original,
que con fuerza maternal
indica nuestro sendero,
para que sea verdadero
del principio hasta el final.

Música: Rubén Martínez
***
PALABRAS EN LA ARENA

Fuera de mí, en este esparcimiento,
no te quiero más, ni quiero menos
te vivo, bajo un sol de mediodía
que muerde como las olas tu recuerdo
-vertical, sutil, enarenado-.
Y puedo respirar estos azules
de tu presencia fugaz y perdurable
con un sabor marino entre los labios.

Fuera de vos, mecido en terso devaneo
recorrés mis sentidos uno a uno.
No te deseo más, ni deseo menos
no pregunto, ni espero, no adivino.

Palabras -tal vez mías- que no digo,
innombradas, que no entiendo,
que acaso perdí o malgasté
ya prohibidas por hastío,
por dolor, de aburrimiento,
pero que, quizás mañana,
yo, mi heredera -nueva en mí, recién nacida-
logre pronunciarlas, y por fin,
una a una, te las diga.

Música: Rubén Martínez
Audio “Palabras en la arena”
***
EL TIRO FINAL (tango)
(Requiem para un neoliberalizado)

Rostro sonriente de falsa armonía
perdiste las horas en vano latir,
corroe dentro lo que te has mentido
y a tientas quisieras por algo vivir.

Montada la obra de tu personaje
actuó tu soberbia creyendo brillar,
pero solo humo dejaron tus pasos,
la belleza nace de la gran verdad.

El tiempo severo muerde en silencio,
devuelve el espejo una cruel verdad,
tu hosca mirada comprende el vacío
y cierras los ojos a la realidad.

Da pena mirarte fingiendo ser otro,
tan necio y cautivo de tu vanidad,
nada te basta y pagás tu alegría
pero es imposible comprarse la paz.

Con tu indiferencia al dolor ajeno
más pesa tu yugo, no sirve rezar.
Ahora ya solo, perdiste la risa,
por lo que no fuiste y nunca serás.

El tiempo severo muerde en silencio
porque nunca amaste y en tu soledad
llora tu pena en un llanto seco
que solo lo calma el tiro final.

Música: Pablo Fraguela
Audio: El tiro final
***
TONADA DEL DOMINGO (Aire de tonada)

Qué buena es la ocasión que se avecina
convite de compadres usted verá,
me encuentra de cabeza en la cocina,
empanadas de las buenas de verdad.

Le cuento, es que me llegan los amigos
compadres con quien suelo yo volar,
de esos que se cuentan con los dedos
tan buenos que me encienden el cantar.

Por que vale la pena la esperanza
y mirarse un ratito en los demás
firmar sin palabras una alianza
que bendiga a cada uno el caminar.

Tan buena es la ocasión que da este día
si hasta pude una tonada componer
A veces la alegría es tan sencilla
como jugando nos llena de placer.

Y conociendo muy bien los invitados
que hablan mucho y tienen mucha sed
guitarra y un vermut ya voy sacando
esto seguro termina en cabernet …

Por que vale la pena la esperanza
y mirarse un ratito en los demás
firmar sin palabras una alianza
que bendiga a cada uno el caminar.

Música: Sandra Rehder
Audio: Tonada del domingo
***
REINA DE PIEDRA
Tango dedicado a la Ciutat Vella de Barcelona

No sé que me gusta de vos
te recorro profundamente,
estrecho corredor de sombra,
resignado a la soledad.
¿Seré intrusa si te amo?
Llena de voces que ignoro,
sonrisas, muecas tristes,
pero sin miedo al dolor.

Ruidosa ciudad vieja,
tal vez por qué te quiero,
reflejo entre las sombras
la huella de tu tiempo,
llevame a que me pierda
en tu íntimo misterio
cuando es tarde y es un fuego ya
la noche del silencio.

Tu Raval es un puerto sin mar
pero ampara almas heridas
de tanta historia que grita
dice aquello que no hay que olvidar.
Al abrigo de tus ojos
llegué un día ya lejano
jugando con el destino
y ya nunca más volví.

Ruidosa ciudad vieja,
tal vez por qué te quiero,
reflejo entre las sombras
la huella de tu tiempo,
llevame a que me pierda
en tu íntimo misterio
cuando es tarde y es un fuego ya
la noche del adiós.

Música: Pablo Mainetti
Audio video: Reina de Piedra
***
LA CASA NUEVA

Si a veces me voy golpeando
con las piedras del camino,
no temas yo voy cumpliendo
de a poquito mi destino.

De a ratos me desespero,
la ansiedad me sobresalta,
más hoy en la luz te espero,
amando lo que me falta.

Si uno se queda en la pena,
no puede abrir las ventanas,
es dolor que en la voz suena,
no puede ver la mañana.

Vengo secando mi llanto,
liberado en mil perdones,
con florcitas en mi canto
bendiciendo así los dones.

La casa está preparada,
el fuego ya está encendido,
y viajo hacia mi alborada
por tanto ya comprendido.

Música: Mario Maeso

***

ME MIRABAS

Me mirabas
Me mirabas

yo creí
que me veías.

***

ROMPÍ CONSTELACIONES

Rompí constelaciones, fui sorda, ausente de todo,
viajé hacia el centro de la oscuridad
y encontré en el silencio lo que soñaba,
y lo que soñaba, fue.

***

PAN DURO

La imagen
de un trozo de pan duro
puede
que simbolice la pobreza.

Yo me llevé ayer a la boca
en una breve ceremonia
-con un mate y mi soledad
como testigos-
un trozo de pan duro,
sagrado como lo propio
y me sentí serenamente libre.

***

Yo creía
que lo había visto
casi todo,

hasta que desprevenida
me caí en tus ojos

***

SOY TU VINO

me abro a mi destino
yo que nací
entre montañas y ríos
soy el fruto de la uva que fui
soy el vino
todos los vinos
voy por tu boca
en cada brindis
por tu cuerpo
soy tu sangre
celebrada en vos
para que me goces en tu paladar
sientas mi aspereza
la intensidad de mi cuerpo
yo que fui madurada
para que me bebieras
me tuvieras
me consumieras
yo
soy tu vino.

***

PARA CANTARLE AL OLVIDO
(chacarera)

Voy a llamar al olvido
pa’ que se aprenda tu nombre
voy a enterrar tu recuerdo
que ya ni el diablo me esconde

Ni amuletos, ni conjuros
que alivien de tanto dolor,
son solo duendes oscuros
que me recuerdan tu amor

Ni el río se lo ha llevado
ni el viento, que mal destino
amarte como te he amado
no lo apacigua ni el vino.

Como jilguero sin nido
bajo la lluvia mojado
quedaba así mi destino
castigo de haberte amado.

Voy a cantarle al olvido
rojo vino de mis venas
despacio ya me habré ido
serenita con mis penas.

Música: Mario Maeso